Archivos Mensuales: septiembre 2013

Los Premios Ondas celebran su 60 aniversario

Estándar
Los Premios Ondas celebran su 60 aniversario

Petrita-Tamayo-recibiendo-premio-Ondas

Los Premios Ondas, decanos y más prestigiosos galardones de radio y televisión que se celebran en Barcelona, premian cada año a los profesionales, empresas y trabajos nacionales e internacionales más destacados en radio, televisión, publicidad radiofónica y música. Los jurados nacionales e internacionales constituidos por profesionales de estos sectores, son los encargados de elegir cada año a los ganadores. Mañana, día 30 de septiembre, finaliza el plazo de inscripción para las candidaturas internacionales de los Premios Ondas 2013.

Esta edición será muy especial ya que los Premios Ondas celebran su 60 aniversario siendo el referente y un observatorio privilegiado del talento del sector audiovisual español e internacional. Los Premios Ondas, otorgados por Radio Barcelona Cadena SER, cuentan además con el apoyo oficial de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) desde los años 80.

Gracias a estos premios, la sociedad ha ido descubriendo la materia de la que está hecha la radio, la publicidad y la televisión. Centenares de expertos/as han reconocido durante 60 años el talento y la creatividad de muchos/as profesionales que con su trabajo han hecho progresar estos sectores.

En la pasada edición se recibieron candidaturas procedentes de 17 países (Alemania, Argentina, Colombia, Dinamarca, España, Francia, Hungría, Inglaterra, Irán, Italia, México, Polonia, República Checa, Rumanía, Suiza y Yugoslavia). 

Luis del Olmo (premio especial del jurado),  Javi Nieves de la Cadena 100 (premio a la radio musical), o los programas “Hora 25” de la Cadena SER (mejor trayectoria profesional) o “Carne Cruda” de RNE (mejor programa de radio), fueron algunos de los galardonados en la modalidad de radio.

Entre los triunfadores de televisión, estuvieron Jordi Hurtado (mejor presentador), Anne Igartiburu (mejor presentadora), Concha Velasco (mejor intérprete femenina de la ficción nacional), Mariano Peña (mejor intérprete masculino de ficción nacional), o el programa “La Voz” de Telecinco (mejor programa de entretenimiento). Eros Ramazzoti fue galardonado con el Premio Ondas Especial de la Música.

El pasado año el fallo del jurado se dio a conocer el día 7 de noviembre. Se otorgaron un total de 22 premios en las diferentes categorías (radio, televisión, música y publicidad radiofónica).

Echando la vista atrás

Los Premios Ondas nacieron a raíz de una idea de Ramón Barbat, director de Radio Barcelona en aquella época, que reunido con el consejo directivo de la Cadena Ser en 1953, consideró organizar un gran premio nacional con una dotación económica. En ese mismo año, tuvo lugar el I Premio Nacional de Guiones, que se falló el 7 de noviembre, y que un año después se convertiría en los Premios Ondas.

Los Ondas se entregaron por primera vez en 1954, concretamente el 14 de noviembre, al ser esa la fecha de la primera emisión radiofónica de Radio Barcelona. En la primera edición fueron galardonados Bobby DeglanéJosé Iglesias “El Zorro“, Pedro Pablo Ayuso, y Petrita Tamayo (*) entre otros. En la primera edición también se concedieron premios a RNE por su labor musical y a las hermanas Fleta, hijas del famoso tenor Miguel Fleta.

En 1956, los Ondas abrieron sus fronteras con la categoría de premios internacionales. En 1957 se incorporó una nueva sección: los Premios Ondas de Televisión y, posteriormente, en el 1991, los galardones incorporaron la categoría de Cine.

Pero no fue hasta el año 1993 cuando los Premios Ondas no dieron el giro definitivo a su ya dilatada y prestigiosa trayectoria al sumar la categoría destinada a recompensar las producciones musicales más destacadas.

Con motivo del 60 aniversario de estos premios, el programa matinal de la Cadena Ser ‘Hoy por hoy’ reúne cada semana (los lunes) a lo mejor de la historia de estos premios para tratar de sumergir a sus oyente en un viaje a través del tiempo. El pasado lunes se abordó la relación entre los Premios Ondas y la música (“Es sabido que la radio echó a caminar con la música como compañera…”)

60 años, 6 estatuillas distintas y más de 1.500 premios otorgados después, hacen de los Premios Ondas no solo una gala que se celebra a mediados de noviembre, sino mucho más. Convierten a Barcelona en una fiesta, “La Fiesta de la Radio“.

Más información: http://www.premiosondas.com/

(*) La imagen es de Petrita Tamayo recibiendo su Premio Ondas (Petrita Tamayo fue una célebre locutora de radio que cambió repentinamente el rumbo de su vida cuando en 1961 tomó los hábitos para convertirse en la madre María del Mar. Dejó el micrófono y las tertulias cuando sintió la vocación religiosa e ingresó en la orden de San José de la Montaña, destinada a Valencia, donde murió a los 82 años. Fue ganadora del Ondas en 1954, por ser la primera presentadora del Festival de Cine de San Sebastián)

Anuncios

«El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores»

Estándar
«El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores»

Los mayores son un colectivo social con un peso demográfico in crescendo y a todas luces heterogéneo. Cada vez son más los que protagonizan un envejecimiento positivo, marcado por un afán de realizarse como personas en todos los órdenes de la vida. El tema del “Día Internacional de las Personas de Edad” de 2013, a celebrar el próximo día 1 de octubre, es: «El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores». El envejecimiento debe significar un reconocimiento de la autoridad, de la sabiduría, de la dignidad y de toda una vida de experiencia de los mayores.

El tema de la conmemoración de este año se ha elegido para llamar la atención sobre los esfuerzos de las personas mayores, las organizaciones de la sociedad civil, las organizaciones de las Naciones Unidas y los Estados miembros para incluir la cuestión del envejecimiento en la agenda de desarrollo internacional. Además, la realidad demográfica apunta a una sociedad en que las personas mayores seremos mayoría.

Sin embargo, uno de los mayores enemigos con que cuenta el envejecimiento son la cantidad de mitos y prejuicios a los que se ve sometido por parte de la sociedad. Por ejemplo, considerar que la edad de la jubilación, hacia los sesenta y cinco años, es la edad de entrada en la vejez; que las personas pierden sus capacidades intelectuales y psíquicas partir de una cierta edad, asemejándolo a la niñez, pero sin futuro y sin esperanza de recuperación.

O la idea de equiparar vejez con enfermedad de forma inmediata, con persona improductiva y, por tanto, parásito social, lo que supone olvidar que los mayores antes han contribuido a generar la riqueza económica y social. Esta actitud genera una caricatura que contribuye a su ‘esterotipación’.

También está muy extendido el hecho de considerar que los mayores  no pueden presentar un rostro y un cuerpo bellos con las marcas que el tiempo ha dejado en ellos, pues eso sólo se supone en los cuerpos jóvenes y atléticos, olvidando la belleza que emerge de la serenidad y una presencia que no trata de ocultar lo vivido, asimilado y aprendido.

Por otro lado, el rechazo que muchos jóvenes presentan hacia la autoridad o el esfuerzo, se deben también a la ausencia de referentes, que bien podrían ser representados por muchas de las personas mayores ejemplares que conviven/han convivido con nosotros o conocemos en un momento dado de nuestra vida.

Y, desde luego, si hay un mito realmente dañino, según consideran también algunos expertos, es la consideración muchas  veces de los mayores como un todo hemogéneo, dejando a un lado las particularidades que surgen de los individuos.

Todo ello, lleva a que entre los mismos mayores encontremos muchos que, de alguna manera, niegan haber entrado en esa etapa de su vida y menos aún que se les compare con lo que ellos llaman “viejos”. Para lograr la interacción social de esos colectivos es necesario luchar contra los estereotipos y prejuicios, que a  menudo perviven aún en nuestra sociedad.

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como “el proceso de optimización de oportunidades de salud, participación y seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen”. En las políticas de “envejecimiento activo”, se trata de potenciar las capacidades de la persona cuando envejece, de llevar una vida productiva en la sociedad y en la  economía. El término “activo” se refiere a la participación en asuntos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos, y no sólo a estar activos física o económicamente.

En este sentido, cabe referirse también al Libro Blanco del Envejecimiento Activo del IMSERSO, que es considerado como un documento técnico para la reflexión y el debate. Este documento da luz a una nueva realidad de las personas mayores en el siglo XXI. En él se escucha la voz de más de treinta expertos, expertas y especialistas en envejecimiento activo que, con su trabajo de análisis, sus comentarios y sus indicaciones desbrozan las vías a transitar.

Entre las propuestas del documento, cabe destacar, la idea de dar mayor protagonismo a los mayores, a través de sus entidades representativas: consejos, asociaciones, confederaciones, etc. El hecho de que sean ellos los que vayan tomando cada vez más la palabra, y se examinen los valores, normas, conceptos y prejuicios con los que nuestras sociedades gestionan el envejecimiento, pueden conducir hacia el rediseño de nuestro longevivir.

Hoy en día, muchas de las personas mayores ya están reescribiéndose a sí mismas y nada mejor que ellas constituyan las principales fuentes de información, puesto que son las que experimentan por primera vez —en cuanto a generación— una vida adulta prolongada marcada por la coexistencia de múltiples identidades generacionales y una variedad de roles.

El envejecimiento —que se caracteriza como un triunfo y al mismo tiempo plantea un reto a la sociedad— es un derecho humano fundamental, y la dignidad debe ser el principio que sustente las acciones de la familia, la sociedad y el Estado.

Más información sobre la celebración: http://www.un.org/es/events/olderpersonsday/

10-mayores

El Congreso apuesta por el horario británico y por jornadas continuas para conciliar

Estándar
El Congreso apuesta por el horario británico y por jornadas continuas para conciliar

El Congreso ha cerrado hoy el informe por el que pide al Gobierno un estudio socioeconómico para conocer en detalle cuál sería la incidencia económica global de un posible cambio de huso horario en España, recuperando la antigua vinculación al huso horario de Greenwich (una hora menos), que además apuesta por las jornadas continuas de trabajo, con una breve pausa para comer, para favorecer la vida personal y laboral.

Se trata de algunas de las conclusiones del trabajo que este jueves ha cerrado la subcomisión o grupo de trabajo para el estudio de la Racionalización de Horarios, la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral, y la Corresponsabilidad del Congreso de los Diputados, en el que los diputados han trabajado durante cerca de nueve meses, gracias a la aportación de numerosos expertos.

Así, la subcomisión considera que este cambio de horarios incidiría “favorablemente” en la conciliación de todas las personas, permitiendo disponer de más tiempo para la familia, la formación, la vida personal, el ocio, y evitando tiempos muertos en la jornada laboral diaria.

“Se trata de una tarea compleja, puesto que implica una transformación de nuestros usos y costumbres diarios, pero es innegable que los resultados nos harían converger con Europa en muchos aspectos en los que hoy estamos sumamente alejados, y muy particularmente en productividad, en competitividad, en conciliación y corresponsabilidad“, se señala en el texto.

Es más, sostiene que España vive una situación “anómala” puesto que se encuentra en el huso horario de Europa central, cuando debería estar en el Europeo occidental. “Por esta razón nuestro horario se rige más por el Sol que por el reloj“, añade el texto, que también indica que a esta situación hay que unir una organización horaria laboral “también singular” y que en nada se parece al resto de Europa.

Permisos parentales igualitarios

Por otro lado, de entre las conclusiones del informe se desprende la necesidad de modificar los actuales permisos de paternidad y maternidad, con el objetivo de favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral e ir encaminado hacia unos permisos parentales iguales e intransferibles.

Existe un consenso prácticamente unánime sobre la necesidad de modificar los actuales permisos de maternidad y paternidad, haciendo efectivo en cuanto la situación económica lo permita, la ampliación del permiso de paternidad a las cuatro semanas previstas en la Ley de Igualdad“, señala el borrador.

Con ello, la subcomisión propone pedir al Gobierno la elaboración de los estudios económicos oportunos para evaluar la posibilidad de implantar los permisos parentales igualitarios e intransferibles, lo cual implicaría doblar la actual duración del permiso parental, de 16 a 32 semanas, “puesto que el acuerdo en torno a la validez de esta propuesta es general”.

Una nueva ley de conciliación

Además, destaca la necesidad de que el Ejecutivo elabore una nueva Ley de Conciliación y Corresponsabilidad que profundice en todas estas temáticas y corrija aquellas disfunciones recogidas en el citado informe.

A su juicio, dicha normativa también debería incluir medidas en el ámbito laboral y de la negociación colectiva, incluyendo aquellas de responsabilidad social corporativa, con el objetivo de asegurarse la participación empresarial, en un camino en el que algunas empresas ya transitan.

Finalmente, quiere que la nueva ley tenga que pivotar sobre el eje primordial del desarrollo de los derechos de conciliación y de corresponsabilidad, las políticas públicas del tiempo y la corrección de todas las cuestiones de carácter normativo tratadas en la subcomisión.

El grupo de trabajo se ha reunido una vez a la semana durante un periodo cercano a los seis meses, para posteriormente emitir este informe. Tendrá que dar traslado del mismo al Gobierno, después de ser aprobado por la Comisión de Igualdad, y remitido al Pleno de la Cámara para su debate y aprobación, con el fin de mejorar las políticas dirigidas a favorecer la conciliación, la corresponsabilidad y racionalización de los horarios.

Este grupo de trabajo tiene, entre otros objetivos, analizar las medidas de conciliación y flexibilización horaria existentes y su utilización práctica, con el fin de lograr la implantación efectiva del derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de las personas trabajadoras.

Además, consta entre sus proyectos formular propuestas para la incorporación de horarios más racionales en todos los ámbitos, que favorezcan la conciliación y la convergencia con Europa y simultáneamente mejoren la productividad laboral.

Esta iniciativa, que ha sido puesta en marcha a instancia de PP, PSOE y CiU, esta integrada por tres representantes de cada uno de los grupos parlamentarios con más de cien diputados en la Cámara, dos representantes de cada uno de los grupos con más de diez diputados y un representante de los restantes.

Fuente: Europa Press

25 millones más de europeos pobres en 2025

Estándar
25 millones más de europeos pobres en 2025

La ONG Intermón Oxfam ha advertido esta semana que en el año 2025 habrá 25 millones de europeos más sumidos en la pobreza si las medidas de austeridad que están siendo aplicadas en el continente continúan, según revela su informe ‘La trampa de la austeridad’. El informe solicita a los responsables europeos y a los ministros de finanzas de la UE a aparcar la austeridad y a liderar otros modelos de crecimiento social y económico que inviertan en las personas, refuercen la democracia y busquen un sistema fiscal justo.

Según la ONG, si esta tendencia no se corrige, el número de personas en riesgo de pobreza en Europa ascenderá a los 146 millones, más de un cuarto de su población.

El informe desvela que las medidas de austeridad puestas en marcha para equilibrar las cuentas después de los 4.500 millones de euros invertidos en el rescate de la banca, están causando más pobreza y desigualdad y que se puede tardar más dos décadas en volver a los índices de pobreza de 2008.

“La austeridad sólo ha conseguido paralizar el crecimiento de Europa, con decepcionantes mejoras en las balanzas fiscales en todos los casos”, declaró el Premio Nobel de Economía y execonomista jefe del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, autor de la introducción del informe.

“Y lo que es peor, la austeridad contribuye al aumento de las desigualdades que harán que esta situación de fragilidad económica perdure, exacerbando innecesariamente el sufrimiento de las personas en situación de desempleo y pobreza durante muchos años”, añadió Stiglitz.

Las medidas de austeridad puestas en marcha están teniendo “efectos perversos“, tales como el deterioro de los servicios públicos, la merma de la protección social o el debilitamiento de la capacidad de negociación colectiva a consecuencia de la desregulación del mercado laboral.

La austeridad hoy, como las medidas de ajuste en el pasado en América Latina o Asia, no sólo no son la solución a la crisis, sino la medicina equivocada que puede terminar matando al paciente”, afirmó la Responsable de Investigaciones de Intermón Oxfam y coautora del informe, Teresa Cavero.

“La gestión europea de la crisis económica amenaza con revertir décadas de progreso en materia de derechos sociales. Los agresivos recortes en la seguridad social, la sanidad y la educación, los derechos mermados de los trabajadores y un sistema fiscal injusto están atrapando a millones de ciudadanos europeos en el círculo vicioso de la pobreza, que podría perdurar durante generaciones. No tiene sentido moral ni económico”, alertó Cavero.

La coautora indicó que las medidas de austeridad únicamente benefician al diez por ciento de los europeos más ricos. Según ella, España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y Reino Unido “pronto estarán entre los países con mayor desigualdad del mundo si sus líderes no cambian de rumbo”.

“Por ejemplo, la brecha entre las personas ricas y las personas pobres en el Reino Unido y España podría equipararse a la de Sudán del Sur o Paraguay”, ilustró Cavero.

“Hay alternativas a la austeridad, que permitirían en el futuro un crecimiento más justo e inclusivo que favorezca a las personas y es urgente ponerlas en marcha cuanto antes”, señaló la investigadora de Intermón.

El informe solicita a los responsables europeos y a los ministros de finanzas de la UE a aparcar la austeridad y a liderar otros modelos de crecimiento social y económico que inviertan en las personas, refuercen la democracia y busquen un sistema fiscal justo.

Es posible impulsar un nuevo modelo de prosperidad. Invirtiendo en escuelas, hospitales, vivienda, investigación y tecnología, millones de ciudadanos y ciudadanas europeos podrían volver a trabajar e impulsar una economía sostenible”, concluyó Cavero.

Fuente: Europa Press

El silencio cómplice del maltrato a los mayores

Estándar
El silencio cómplice del maltrato a los mayores

Cuando hablamos de violencia doméstica, los mayores son los grandes olvidados y los más perjudicados de la sociedad. Lo constata un informe reciente de los Mossos d’Esquadra, que alerta de un incremento importante del maltrato a los ancianos y de que esos abusos sobre las personas mayores están amparados en demasiadas ocasiones por el silencio de las propias víctimas. El miedo, la vergüenza y la culpa son los pilares que sostienen el silencio de los ancianos maltratados.

Cuando se habla de maltrato, de violencia doméstica, suele ser habitual dirigir inmediatamente la mirada hacia las mujeres. Pero no es el más frecuente. Nos encontramos ante una de las formas de violencia más oculta, se trata de la inflingida a las personas de edad avanzada, grupo de población sumamente vulnerable. Es un fenómeno a menudo silenciado y también escasamente detectado, según los expertos en general, que alertan al tiempo del aumento progresivo de los abusos a los mayores.

Solo por casos de violencia doméstica, los Mossos atendieron a 716 víctimas mayores de 65 años en 2012, el 7,8% más que en 2011. En el primer trimestre de 2013, la policía catalana ya había certificado cerca de 250 situaciones de maltrato doméstico a 161 ancianos, según fuentes del periódico El País.

A falta de datos específicos sobre la situación general, las cifras facilitadas por los Mossos muestran tan solo una parte del problema, ya que hacen referencia exclusivamente a las denuncias por violencia doméstica —que recoge las agresiones o tratos vejatorios por parte de una persona a un miembro de su núcleo familiar o de convivencia—, sin tener en cuenta el maltrato en el ámbito de la pareja, la violencia económica o el abuso en el ámbito de las instituciones, entre otras.

Desde la entrada en vigor de la ley Orgánica 11/2003 de 29 de septiembre, se considera delito cualquier agresión incluyendo no solo las agresiones físicas, sino también las de carácter psíquico, entendiendo por maltrato “todo acto u omisión que produce daño, intencionado o no, practicado sobre personas de 65 años o más, que ocurre en el medio familiar, comunitario o institucional, y que vulnera o pone en peligro la integridad física, psíquica, así como el principio de autonomía o el resto de los derechos fundamentales del individuo, constatable objetivamente o percibido subjetivamente”.

Según reconoce, por otra parte, la Declaración de Hong Kong (1989) de la Asociación Mundial de Médicos, el maltrato a los mayores puede ser tanto físico como psicológico, financiero, maltrato médico o autoabandono, al que se puede añadir el social e institucional.

El maltrato físico puede verse reflejado en golpes, ataduras, quemaduras, empujones, infligir heridas o en la falta de cuidados médicos, de higiene, presencia, alimentación… Según los expertos, existen otras acciones, como el abuso de fármacos por ejemplo, que pueden considerarse también maltrato físico.

En familia suele ser aún más común el maltrato psicológico mediante amenazas o insultos, humillaciones, tratamiento infantiloide, aislamiento y/o indiferencia a sus valores, creencias, deseos o sentimientos.

Tampoco suele alejarse mucho del ámbito doméstico el maltrato financiero, a través del robo en sus distintas versiones: ocultar patrimonio o apropiarse de ello, aprovechando que no lo controla o que en su sentimiento de culpa por el estado de dependencia no va a negarse a ello, o bien utilizar los bienes y dinero del anciano para fines que él no conoce.

A veces se observa el autoabandono del propio anciano, en muchos casos relacionado con el síndrome de Diógenes, entendido como una conducta de aislamiento comunicacional, ruptura de las relaciones sociales, negligencia de las necesidades básicas como la higiene, alimentación, cuidados de salud, vestido, reclusión domiciliaria, rechazo de las ayudas y negación de la situación patológica, que se presenta habitualmente en ancianos solitarios.

También nos encontramos, según los expertos, con el maltrato social mediante la falta de oportunidades, de políticas públicas específicas o anomalías en su cumplimiento, apoyo público a valores que relegan al anciano, y actitudes de humillación, rechazo o indiferencia hacia los mayores en general.

El maltrato institucional se refleja en atención escasa hacia los mayores, rechazo, negligencia o claro maltrato verbal cuando requieren apoyo y orientación para obtener un servicio determinado.

Tras el aumento de denuncias por maltrato a ancianos y al constatar que la crisis económica está agravando las tensiones en el seno de las familias, la Generalitat de Catalunya ha elaborado un protocolo de actuación contra los malos tratos a personas mayores, en el que especifica tipologías y modos de reacción ante los hechos.

En Cataluña viven 1.265.459 personas mayores de 65 años. Los estudios revelan que el 6 % sufre maltrato en el ámbito familiar y un 10 % en residencias o centros de día. 1.100 son las denuncias que se han recibido durante este último año por maltrato a ancianos, en parte agravadas por las tensiones familiares a cuenta de la crisis económica.

Con esta nueva medida, presentada este verano por el conseller de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries, se pretende «romper el silencio cómplice» para que los ciudadanos denuncien los casos de maltrato físico, psíquico o económico hacia las personas mayores.

«Hablar de los malos tratos a los ancianos es la primera manera de poderlos abordar y tomar conciencia», afirmó el conseller, tras destacar que se trata de un fenómeno frecuente, pero oculto. El protocolo, que especifica las diferentes tipologías de maltrato,  señala que las formas más frecuentes en los centros de día o residencias son «el confinamiento con medios no autorizados, sean sustancias químicas o barreras físicas, el aislamiento como castigo o por comodidad personal, la contención mecánica, la infantilización en el trato, la despersonalización y la privación de intimidad».

Mientras, en el ámbito familiar, los casos han crecido debido a la crisis económica o la dependencia y falta de autonomía de las personas mayores.

Ante estos casos, el conseller no ha descartado que la Generalitat se persone como acusación en los casos más graves que detecte.

El protocolo, según el mismo conseller, pretende fomentar tanto la prevención como la detección de estos casos. El mismo documento aporta herramientas útiles, sobre todo para los profesionales de los servicios sociales y del ámbito sanitario, para detectar tales casos y para su evaluación, que deberá tener en cuenta tanto las causas como la gravedad del pronóstico, si existen responsables, y si éstos habrían incurrido en un delito.

Lo cierto es que el maltrato a los mayores, aunque viene ocurriendo a lo largo de la historia, es un tema bastante novedoso en las investigaciones y estudios, si lo comparamos con el maltrato a la infancia o incluso a la mujer.

Según apuntan los expertos, aunque cada vez se hace más visible en nuestra sociedad, es uno de los problemas más ocultos, entre otras causas por la falta de denuncias y la poca receptividad a reconocerlo por parte de los ciudadanos.

Considerando que las personas mayores no suelen denunciar sus situaciones de maltrato, el silencio es cómplice de los malos tratos. Por otra parte, el miedo, la vergüenza y la culpa son los pilares que sostienen el silencio de los ancianos maltratados.

No hace mucho que leí un artículo en el que se animaba a tratar de alejar la idea de que los mayores se asocian a enfermedad, dependencia y muerte con el consiguiente rechazo de lo que nos parece dolor y nos impide, por tanto, la compasión y el afecto hacia el que se encuentra en una situación difícil realmente.

Se decía, por otro lado, que “si bien uno de los rechazos que provoca la vejez es la imagen de vulnerabilidad que presenta el anciano, esa vulnerabilidad se encuentra en el hombre de forma permanente, pues nadie a ninguna edad está exento de caer enfermo o de la posibilidad de morir y sí recordemos que una vida digna necesita cubrir necesidades materiales, psicológicas y espirituales, siendo una de las obligaciones morales de la sociedad tratar de ofrecerlas al mayor, especialmente a los más desvalidos y dependientes, que no pueden ser rechazados o abandonados como mero estorbo cuando aparentemente no nos sirven para nuestras metas o bienestar”.

Interesante reflexión la que nos deja…

A modo de breve conclusión, los retos que el maltrato a los mayores nos presenta son muchos y para erradicarlo es necesario aunar esfuerzos de toda la sociedad. La colaboración de todos y todas es imprescindible para evitar el silencio cómplice.