La filtración en el Ministerio del Interior se salda con la salida del director de Comunicación

Estándar

images

Albert Gimeno ponía esta semana su cargo a disposición del ministro Jorge Fernández Díaz, tras la filtración que el pasado miércoles puso en serio riesgo el éxito de la operación de la Guardia Civil contra el aparato de abogados de ETA. El departamento de Gimeno emitió una nota de prensa y un tuit anunciando varias detenciones antes de que se iniciase la operación de la Guardia Civil.

El ministro del Interior aceptó ayer su renuncia, a pesar de que la Fiscalía había archivado la investigación porque no veía delito. Según fuentes oficiales de Interior, el jefe de prensa del ministerio comunicó su decisión este jueves por la tarde.

Fernández Díaz destacó la “profesionalidad, lealtad y sentido del deber” de Gimeno durante los años en los que ha dirigido el área de Comunicación del ministerio. El ya ex responsable de Comunicación ha dirigido esta área durante los dos últimos años.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional abrió el jueves diligencias informativas, solicitando a Interior un informe sobre la filtración de la operación. A última hora del miércoles, los sindicatos policiales SUP y CEP ya habían exigido a Interior explicaciones “inmediatas y consistentes” por haber puesto en riesgo la operación. De hecho, el portavoz de la SUP, José María Benito, fue más allá, y reclamó la dimisión del ministro del Interior y su jefe de prensa por ser los responsables de un “hecho sin precedentes jamás ocurrido en la historia de la lucha antiterrorista en este país”.

Según Benito, anunciar los arrestos cuando no se había puesto en marcha la operación “es una imprudencia grave” que, además, “ha echado al traste el trabajo de decenas de guardias civiles al haberse destruido pruebas fundamentales”.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional investigará si podrían derivarse responsabilidades penales de la actuación del ministerio, aunque cree que el anuncio anticipado fue un simple error humano. Todo se habría debido entonces a un malentendido en la cadena de mando del departamento de información del ministerio. El resultado fue el envío de un correo electrónico y un tuit oficiales anunciando las detenciones de los acusados mucho antes de que estas se produjeran.

De  momento, la decisión del jefe de prensa admitiendo su error y poniendo su cargo a disposición del ministerio,  ya le honra como profesional. Veremos en qué queda este asunto a partir de ahora, aunque parece que no habrá dimisiones de responsables políticos…  A España, ajena a estas prácticas, a este modus vivendi, solo le queda el control que han de ejercer los/las ciudadanos y los medios de comunicación y esperar, en este caso, que la independencia judicial sea eficaz…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s