Criterios básicos para la gestión informativa de la crisis del virus del ébola

Estándar

ebola-virus15Hay momentos críticos que ponen a prueba la ética y la responsabilidad periodística, como ha ocurrido a raíz de la detección del primer caso de contagio en España del virus del ébola. ¿Qué responsabilidad tienen las autoridades sanitarias y los medios de comunicación en la gestión informativa de esta crisis?. La  Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), como asociación de especialistas en información de salud, ha establecido unos criterios básicos para la gestión informativa de esta crisis, dirigidos tanto a las administraciones sanitarias competentes, como a los medios de comunicación.

La  Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) ha hecho un llamamiento, por una parte a las autoridades sanitarias competentes, y por otra a los responsables de los medios de comunicación, para que esta información sea ofrecida y tratada con veracidad, transparencia y rigor.

Desde ANIS han querido recordar a las administraciones sanitarias algunos de los principios básicos que se deben respetar para hacer una correcta gestión informativa de esta crisis:

  1. Ofrecer toda la información disponible con total transparencia y veracidad.
  2. Evitar rumores y mensajes contradictorios que generan desinformación y alarma social.
  3. Proporcionar portavoces expertos y adecuados que mantengan un contacto periódico con los medios de comunicación durante la crisis.
  4. Respetar la intimidad de los afectados, de su familia y de su entorno.
  5. Escuchar a sus profesionales de comunicación expertos en información de salud.

Igualmente a los responsables de los medios de comunicación desde ANIS les piden:

  1. Ofrecer una información rigurosa y contrastada.
  2. Evitar los bulos, los rumores y la especulación.
  3. Seleccionar fuentes expertas, suficientemente acreditadas desde el punto de vista técnico y clínico como portavoces.
  4. Respetar la intimidad de los afectados, de su familia y de su entorno.
  5. Poner profesionales especializados en salud al frente de la información de esta crisis.

Por su parte, Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles (FAPE), ha pedido, en diferentes declaraciones a los medios, “responsabilidad periodística y buenas prácticas”, que, a su juicio, cobran, en este caso, un valor esencial. “Es preciso combinar la información con el respeto al paciente y a su intimidad, al tiempo que deben evitarse alarmas innecesarias en la población”. En esto, más que nunca, “la cantidad en la información no puede afectar a la calidad”.

González ha recordado que, tanto la Comisión Ética de la FAPE como la Asociación Nacional de Informadores de la Salud, vinculada a la FAPE, vienen insistiendo en que la información debe elaborarse con fiabilidad y de forma que contribuya al entendimiento de conceptos médicos o científicos. Es decir, con un lenguaje cercano y accesible, pero riguroso y veraz. “Los periodistas especializados en el área de la salud tienen un papel fundamental en esta crisis: conocen los términos, los actores de la información y valoran las fuentes”, ha reconocido.

Por su parte, Reporteros sin Fronteras (RSF) ha denunciado que algunos de los países más afectados están “poniendo en cuarentena” a sus periodistas para impedirles cubrir esta crisis de salud pública sin precedentes, a pesar de que la cobertura de medios de comunicación responsables es muy necesaria.

Según la organización, hace unos días “en Guinea, unos soldados impidieron a un grupo de abogados y periodistas viajar a un pueblo de la prefectura N’Zérékoré para investigar los asesinatos de ocho personas, entre ellas tres periodistas, durante una visita de educación sanitaria a la aldea el 18 de septiembre. Aunque los abogados y los periodistas tenían permiso oficial para visitar el pueblo, su equipo fue incautado y, según Radio France Internationale, se eliminaron sus grabaciones y fotos”.

Por otra parte, según RSF, “en Liberia, las autoridades anunciaron la semana pasada nuevas restricciones a la cobertura mediática de la epidemia. Los periodistas deben ahora obtener un permiso del Ministerio de Salud para realizar entrevistas o tomar fotos dentro de los hospitales y, lo que es aún peor, al personal médico se le ha prohibido la comunicación directa con los medios”.

Médicos Sin Fronteras (MSF) y Radio France Internationale (RFI) han mostrado el camino de la cooperación entre los medios de comunicación y los profesionales de la salud. En los países afectados por el ébola, RFI está transmitiendo mensajes de información de salud producidos conjuntamente con MSF.

El pánico en los países de África occidental afectados por la epidemia de ébola está pasando factura a los medios de comunicación locales, denuncia Reporteros sin Fronteras.

Fuentes: ANIS, FAPE y RSF.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s