Archivo de la etiqueta: mayores

Curso online gratuito sobre Ciudades Amigables con las Personas Mayores

Estándar

Me parece una buena iniciativa para dar a conocer el proyecto y que más ayuntamientos se animen a formar parte de esta red para fomentar el envejecimiento activo. Comparto la información del blog de Jubilares: http://blog.jubilares.es

El IMSERSO, con la colaboración con otras entidades del Grupo de Trabajo de la Ciudades Amigables ha desarrollado un curso online gratuito de 30h Cómo ser una ciudad amigable con las personas mayores, con el objetivo general de ofrecer formación práctica y completa para difundir e implementar el proyecto de Ciudades y Comunidades Amigables con las […]

via Curso online gratuito sobre Ciudades Amigables — Jubilares

Anuncios

El Proyecto “Mayores en las Ondas” se presenta con éxito en Madrid

Estándar

Ayer, 22 de enero, Serpentina Senior (http://www.serpentinasenior.com/), en colaboración con Cognitiva Unidad de Memoria (http://www.cognitivaunidadmemoria.com/) y el Proyecto “Mayores en las Ondas” de la Fundación Salud y Comunidad (http://www.fsyc.org/proyectos/mayores-en-las-ondas/), organizaron una charla en la que la radio y los mayores fueron sus protagonistas.  La conferencia tuvo lugar en Cognitiva Moncloa de Madrid.

IMG_1409

La charla “Los mayores y la radio. Una memoria colectiva”, que tuve el privilegio de hacer en Cognitiva Moncloa de Madrid, contó con un gran número de asistentes, tanto de mayores como de profesionales de la empresa Cognitiva Unidad de Memoria y del sector de envejecimiento activo de Madrid, que no quisieron faltar a la cita.

El evento, que contó con gran participación del público asistente, se contempló como un lugar para debatir y compartir horizontes que contribuyan a un desarrollo saludable y a una mejora de la calidad de vida de los mayores, a través de diferentes estrategias.

“Mayores en las Ondas” es un espacio informativo y de entretenimiento en el que participan activamente desde hace 6 años usuarios/as de centros gestionados por la Fundación Salud y Comunidad. Se trata de un proyecto novedoso al no existir un programa de radio de estas características en los centros residenciales de mayores de carácter público, a nivel estatal.

La radio ha tenido, desde sus comienzos, un vínculo muy especial con los mayores. Pese a los cambios vividos y sufridos por ambos, el vínculo se ha mantenido con la misma fuerza desde el principio. La historia de la radio en España, con aquellas primeras emisoras que empezaron a surgir en los años 20, es también la historia de la sociedad española. La radio surgió y se fue desarrollando, primero tímidamente y después de forma masiva, al tiempo que aquellos niños de entonces, convertidos hoy en mayores, también lo hacían.

Las personas mayores buscan en este medio información, entretenimiento, compañía… La radio  se  ha  convertido  en una confidente que permite a algunos mayores salir de su aislamiento. Es una compañera, a veces una amiga, pero con la ventaja de estar constantemente disponible y de poder callar instantáneamente cuando se le pide.

El medio radiofónico es, además, una puerta abierta, un buen instrumento para favorecer un mayor grado de participación social de las personas mayores, para reflexionar y para que  los mayores puedan dar respuestas propias sobre lo que piensan y sienten de su realidad inmediata, aunque a menudo no están presentes en los medios con voz y presencia, ni tampoco se les da una imagen adecuada, reflejando su pluralidad.

“Mayores en las Ondas” surgió al plantearse la Fundación Salud y Comunidad (FSC) el efecto terapéutico que podía tener esta actividad en los usuarios/as sin deterioro cognitivo o con deterioro cognitivo leve. Con el tiempo, se ha visto que ha sido así, contribuyendo a mejorar la autoestima, la relación intergeneracional y la integración social de los mayores participantes.

Existe evidencia científica, a través de diferentes estudios, del papel de resistencia o de prevención frente a la dependencia que tiene en las personas mayores la realización de actividades y programas de este tipo.

Las características de los usuarios/as participantes de esta actividad son:

  • tienen una edad media de 65 años,
  • no presentan deterioro cognitivo, y
  • tienen un grado de dependencia moderada.
  • En su mayoría son mujeres.
  • El tiempo medio de estancia en el centro, en el momento de acceder a esta actividad, es de 1 año.

Uno de los objetivos del proyecto es reforzar la atención, aprendizaje y memoria de los mayores participantes, ayudándoles a mantenerse activos mentalmente, y estimular su memoria a corto plazo.

Las funciones de la atención, aprendizaje y memoria son de las más vulnerables en el proceso de envejecimiento. Sin embargo, en el caso de la memoria, dedicando el tiempo suficiente a reforzarla, y con estrategias adecuadas, como son actividades de este tipo, la mayoría de personas mayores sanas pueden rendir tan competentemente como otras más jóvenes.

Con esta actividad se refuerza la memoria a corto plazo (más vulnerable o frágil en los mayores) y a largo plazo (la edad no repercute tanto en la capacidad de la memoria a largo plazo, aunque puede costar más recuperarla).

Para mejorar la memoria, especialmente a corto plazo, en este programa se trabaja la atención, la comprensión de conceptos, el lenguaje, por ejemplo a través de debates sobre temas de actualidad, la reminiscencia…

El espacio se ha emitido desde la Residencia y Centro de Día de Palacio de Raga en Valencia y, posteriormente desde la Residencia y Centro de Día de Puzol, en Valencia, servicios pertenecientes a la Conselleria de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, gestionados en su momento por FSC.

IMG_1414

El objetivo principal de esta entidad es mejorar la calidad de vida de las personas y facilitar la integración social de los grupos más desfavorecidos o en riesgo de exclusión. FSC está presente en 7 comunidades autónomas (Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón, Castilla-La Mancha, el País Vasco y La Rioja), y es una entidad especializada, entre otros ámbitos, en la gestión de servicios destinados a la atención de personas mayores dependientes.

FSC gestiona 18 equipamientos residenciales, 20 centros de día, 4 servicios de atención domiciliaria, 3 hogares para personas jubiladas y diferentes programas de intervención psicosocial.

Además, acaba de poner en marcha una residencia en Yécora (Álava), –http://residenciayecora.org/ – a escasa distancia de Logroño, en consorcio con la Asociación Lagunduz. Este centro cuenta con 36 camas de Residencia de Tercera Edad, y 10 en el Servicio de Estancia Diurna, con la posibilidad de estancias temporales por convalecencia, respiro familiar, etc.

Os invito a hacer algún comentario para tratar de hacer este espacio más interactivo 😉

Conferencia “Los mayores y la radio” en Cognitiva Moncloa

Estándar

Para el próximo viernes, 22 de enero, Serpentina Senior (http://www.serpentinasenior.com/), en colaboración con Cognitiva Unidad de Memoria (http://www.cognitivaunidadmemoria.com/) y el Proyecto “Mayores en las Ondas” de la Fundación Salud y Comunidad (http://www.fsyc.org/proyectos/mayores-en-las-ondas/), han organizado un evento en el que la radio y los mayores serán los protagonistas.  La entrada es gratuita, previa confirmación de asistencia en los teléfonos de contacto que se indican.

Publicidad del evento

La conferencia “Los mayores y la radio. Una memoria colectiva” tendrá lugar a las 12:30 horas en Cognitiva Moncloa (C/ Gaztambide, 17. Madrid). En el acto, gracias a esta oportunidad que nos ha brindado Serpentina Senior y Cognitiva Unidad de Memoria, tendré el honor de presentar el programa “Mayores en las Ondas” a profesionales y medios de comunicación del ámbito del envejecimiento activo de Madrid.

“Mayores en las Ondas” es un espacio informativo y de entretenimiento en el que participan activamente tanto usuarios/as de centros gestionados por la Fundación Salud y Comunidad, como familiares de los residentes y voluntariado.

La radio ha tenido, desde sus comienzos, un vínculo muy especial con los mayores. Pese a los cambios vividos y sufridos por ambos, el vínculo se ha mantenido con la misma fuerza desde el principio.  La historia de la radio en España es también la historia de la sociedad española.

Las personas mayores buscan en la radio información, entretenimiento, compañía… La radio se ha convertido en una confidente que permite a algunos mayores salir de su aislamiento. Es una compañera, a veces una amiga, pero con la ventaja de estar constantemente disponible y de poder callar instantáneamente cuando se le pide. Casi el 70% de las personas mayores escucha la radio a diario, según el IMSERSO.

La radio es, además, una puerta abierta, un buen instrumento para favorecer un mayor grado de participación social de las personas mayores, para reflexionar y para que  puedan dar respuestas propias sobre lo que piensan y sienten de su realidad inmediata, aunque a menudo los mayores no están presentes en los medios con voz y presencia, ni tampoco se les da una imagen adecuada reflejando su pluralidad.

En la presentación, hablaré de este tema y también de nuestra experiencia en concreto, “Mayores en las Ondas”, un proyecto de envejecimiento activo del Área de Atención a la Dependencia de la Fundación Salud y Comunidad creado en el año 2010.

La iniciativa surgió al plantearnos el efecto terapéutico que podía tener esta actividad en los usuarios/as sin deterioro cognitivo o con deterioro cognitivo leve. Con el tiempo, se ha visto que ha sido así, contribuyendo a mejorar la autoestima, la relación intergeneracional y la integración social de los mayores participantes.

Los objetivos del proyecto son:

  • Entrener  e informar a los usuarios/as de centros residenciales y de estancias diurnas.
  • Reforzar su atención, aprendizaje y memoria, ayudándoles a mantenerse activos mentalmente, y estimular su memoria a corto plazo.
  • Acercarles las nuevas tecnologías.
  • Desarrollar su imaginación y creatividad.
  • Fomentar su participación y autonomía.
  • Servir como plataforma de diálogo social e intercambio intergeneracional entre jóvenes y personas mayores.
  • Mejorar la movilidad y autonomía funcional de los mayores, y fomentar una mayor relación con el entorno.

“Mayores en las Ondas” es un programa de radio que se ha emitido desde la Residencia y Centro de Día de Palacio de Raga en Valencia y, posteriormente desde la Residencia y Centro de Día de Puzol, en Valencia, servicios pertenecientes a la Conselleria de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, gestionados en su momento por la Fundación Salud y Comunidad (FSC).

El objetivo principal de esta entidad es mejorar la calidad de vida de las personas y facilitar la integración social de los grupos más desfavorecidos o en riesgo de exclusión. FSC está presente en 7 comunidades autónomas (Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón, Castilla-La Mancha, el País Vasco y La Rioja), y es una entidad especializada, entre otros ámbitos, en la gestión de servicios destinados a la atención de personas mayores dependientes.

El Área de Atención a la Dependencia gestiona 18 equipamientos residenciales, 20 centros de día, 4 servicios de atención domiciliaria, 3 hogares para personas jubiladas y diferentes programas de intervención psicosocial.

¡Os esperamos a tod@s en esta conferencia!, lo pasaremos en grande.

Cambia la vida de las personas mayores… ¡Y la tuya!

Estándar

Reblogueo esta entrada del blog “Envejecimiento en red” del CSIC. “Grandes Vecinos” es una bonita iniciativa de la Fundación Amigos de los Mayores (www.amigosdelosmayores.org), en Madrid, que tiene como objetivo recrear la solidaridad vecinal y poner en contacto a personas mayores con sus vecinos/as, desde el respeto y la libertad. Este proyecto, inspirado en las redes sociales y que se articula a través de una página web segura (www.grandesvecinos.org), es una forma innovadora de tejer redes sociales y de posicionar a las personas mayores en el corazón del barrio. Os invito a visitarla.

Blog Envejecimiento [en-red]

Estos días acudimos a una cita con Amigos de los mayores para conocer su proyecto Grandes vecinos.Irene Gil, su responsable nos habla de la ilusión que les supone la difusión de esta red social que sitúa a las personas mayores en el corazón del barrio. Grandes Vecinos es una iniciativa que tiene como objetivo crear redes vecinales y de solidaridad en torno a las personas mayores de los barrios, con pequeñas acciones cotidianas: una llamada de teléfono, salir a dar un paseo, hacer un recado, etc. Además, se ha creado una plataforma web que funciona como red social para que los vecinos se organicen entre ellos y la persona mayor vecina esté siempre atendida por alguno de ellos.

Grandes VecinosEl proyecto, que en Madrid lleva unos meses desplegándose por los barrios de Chueca, Malasaña y que comenzará en breve en Lavapiés con el ánimo de extenderse a más…

Ver la entrada original 708 palabras más

«El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores»

Estándar
«El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores»

Los mayores son un colectivo social con un peso demográfico in crescendo y a todas luces heterogéneo. Cada vez son más los que protagonizan un envejecimiento positivo, marcado por un afán de realizarse como personas en todos los órdenes de la vida. El tema del “Día Internacional de las Personas de Edad” de 2013, a celebrar el próximo día 1 de octubre, es: «El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores». El envejecimiento debe significar un reconocimiento de la autoridad, de la sabiduría, de la dignidad y de toda una vida de experiencia de los mayores.

El tema de la conmemoración de este año se ha elegido para llamar la atención sobre los esfuerzos de las personas mayores, las organizaciones de la sociedad civil, las organizaciones de las Naciones Unidas y los Estados miembros para incluir la cuestión del envejecimiento en la agenda de desarrollo internacional. Además, la realidad demográfica apunta a una sociedad en que las personas mayores seremos mayoría.

Sin embargo, uno de los mayores enemigos con que cuenta el envejecimiento son la cantidad de mitos y prejuicios a los que se ve sometido por parte de la sociedad. Por ejemplo, considerar que la edad de la jubilación, hacia los sesenta y cinco años, es la edad de entrada en la vejez; que las personas pierden sus capacidades intelectuales y psíquicas partir de una cierta edad, asemejándolo a la niñez, pero sin futuro y sin esperanza de recuperación.

O la idea de equiparar vejez con enfermedad de forma inmediata, con persona improductiva y, por tanto, parásito social, lo que supone olvidar que los mayores antes han contribuido a generar la riqueza económica y social. Esta actitud genera una caricatura que contribuye a su ‘esterotipación’.

También está muy extendido el hecho de considerar que los mayores  no pueden presentar un rostro y un cuerpo bellos con las marcas que el tiempo ha dejado en ellos, pues eso sólo se supone en los cuerpos jóvenes y atléticos, olvidando la belleza que emerge de la serenidad y una presencia que no trata de ocultar lo vivido, asimilado y aprendido.

Por otro lado, el rechazo que muchos jóvenes presentan hacia la autoridad o el esfuerzo, se deben también a la ausencia de referentes, que bien podrían ser representados por muchas de las personas mayores ejemplares que conviven/han convivido con nosotros o conocemos en un momento dado de nuestra vida.

Y, desde luego, si hay un mito realmente dañino, según consideran también algunos expertos, es la consideración muchas  veces de los mayores como un todo hemogéneo, dejando a un lado las particularidades que surgen de los individuos.

Todo ello, lleva a que entre los mismos mayores encontremos muchos que, de alguna manera, niegan haber entrado en esa etapa de su vida y menos aún que se les compare con lo que ellos llaman “viejos”. Para lograr la interacción social de esos colectivos es necesario luchar contra los estereotipos y prejuicios, que a  menudo perviven aún en nuestra sociedad.

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como “el proceso de optimización de oportunidades de salud, participación y seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen”. En las políticas de “envejecimiento activo”, se trata de potenciar las capacidades de la persona cuando envejece, de llevar una vida productiva en la sociedad y en la  economía. El término “activo” se refiere a la participación en asuntos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos, y no sólo a estar activos física o económicamente.

En este sentido, cabe referirse también al Libro Blanco del Envejecimiento Activo del IMSERSO, que es considerado como un documento técnico para la reflexión y el debate. Este documento da luz a una nueva realidad de las personas mayores en el siglo XXI. En él se escucha la voz de más de treinta expertos, expertas y especialistas en envejecimiento activo que, con su trabajo de análisis, sus comentarios y sus indicaciones desbrozan las vías a transitar.

Entre las propuestas del documento, cabe destacar, la idea de dar mayor protagonismo a los mayores, a través de sus entidades representativas: consejos, asociaciones, confederaciones, etc. El hecho de que sean ellos los que vayan tomando cada vez más la palabra, y se examinen los valores, normas, conceptos y prejuicios con los que nuestras sociedades gestionan el envejecimiento, pueden conducir hacia el rediseño de nuestro longevivir.

Hoy en día, muchas de las personas mayores ya están reescribiéndose a sí mismas y nada mejor que ellas constituyan las principales fuentes de información, puesto que son las que experimentan por primera vez —en cuanto a generación— una vida adulta prolongada marcada por la coexistencia de múltiples identidades generacionales y una variedad de roles.

El envejecimiento —que se caracteriza como un triunfo y al mismo tiempo plantea un reto a la sociedad— es un derecho humano fundamental, y la dignidad debe ser el principio que sustente las acciones de la familia, la sociedad y el Estado.

Más información sobre la celebración: http://www.un.org/es/events/olderpersonsday/

10-mayores

El silencio cómplice del maltrato a los mayores

Estándar
El silencio cómplice del maltrato a los mayores

Cuando hablamos de violencia doméstica, los mayores son los grandes olvidados y los más perjudicados de la sociedad. Lo constata un informe reciente de los Mossos d’Esquadra, que alerta de un incremento importante del maltrato a los ancianos y de que esos abusos sobre las personas mayores están amparados en demasiadas ocasiones por el silencio de las propias víctimas. El miedo, la vergüenza y la culpa son los pilares que sostienen el silencio de los ancianos maltratados.

Cuando se habla de maltrato, de violencia doméstica, suele ser habitual dirigir inmediatamente la mirada hacia las mujeres. Pero no es el más frecuente. Nos encontramos ante una de las formas de violencia más oculta, se trata de la inflingida a las personas de edad avanzada, grupo de población sumamente vulnerable. Es un fenómeno a menudo silenciado y también escasamente detectado, según los expertos en general, que alertan al tiempo del aumento progresivo de los abusos a los mayores.

Solo por casos de violencia doméstica, los Mossos atendieron a 716 víctimas mayores de 65 años en 2012, el 7,8% más que en 2011. En el primer trimestre de 2013, la policía catalana ya había certificado cerca de 250 situaciones de maltrato doméstico a 161 ancianos, según fuentes del periódico El País.

A falta de datos específicos sobre la situación general, las cifras facilitadas por los Mossos muestran tan solo una parte del problema, ya que hacen referencia exclusivamente a las denuncias por violencia doméstica —que recoge las agresiones o tratos vejatorios por parte de una persona a un miembro de su núcleo familiar o de convivencia—, sin tener en cuenta el maltrato en el ámbito de la pareja, la violencia económica o el abuso en el ámbito de las instituciones, entre otras.

Desde la entrada en vigor de la ley Orgánica 11/2003 de 29 de septiembre, se considera delito cualquier agresión incluyendo no solo las agresiones físicas, sino también las de carácter psíquico, entendiendo por maltrato “todo acto u omisión que produce daño, intencionado o no, practicado sobre personas de 65 años o más, que ocurre en el medio familiar, comunitario o institucional, y que vulnera o pone en peligro la integridad física, psíquica, así como el principio de autonomía o el resto de los derechos fundamentales del individuo, constatable objetivamente o percibido subjetivamente”.

Según reconoce, por otra parte, la Declaración de Hong Kong (1989) de la Asociación Mundial de Médicos, el maltrato a los mayores puede ser tanto físico como psicológico, financiero, maltrato médico o autoabandono, al que se puede añadir el social e institucional.

El maltrato físico puede verse reflejado en golpes, ataduras, quemaduras, empujones, infligir heridas o en la falta de cuidados médicos, de higiene, presencia, alimentación… Según los expertos, existen otras acciones, como el abuso de fármacos por ejemplo, que pueden considerarse también maltrato físico.

En familia suele ser aún más común el maltrato psicológico mediante amenazas o insultos, humillaciones, tratamiento infantiloide, aislamiento y/o indiferencia a sus valores, creencias, deseos o sentimientos.

Tampoco suele alejarse mucho del ámbito doméstico el maltrato financiero, a través del robo en sus distintas versiones: ocultar patrimonio o apropiarse de ello, aprovechando que no lo controla o que en su sentimiento de culpa por el estado de dependencia no va a negarse a ello, o bien utilizar los bienes y dinero del anciano para fines que él no conoce.

A veces se observa el autoabandono del propio anciano, en muchos casos relacionado con el síndrome de Diógenes, entendido como una conducta de aislamiento comunicacional, ruptura de las relaciones sociales, negligencia de las necesidades básicas como la higiene, alimentación, cuidados de salud, vestido, reclusión domiciliaria, rechazo de las ayudas y negación de la situación patológica, que se presenta habitualmente en ancianos solitarios.

También nos encontramos, según los expertos, con el maltrato social mediante la falta de oportunidades, de políticas públicas específicas o anomalías en su cumplimiento, apoyo público a valores que relegan al anciano, y actitudes de humillación, rechazo o indiferencia hacia los mayores en general.

El maltrato institucional se refleja en atención escasa hacia los mayores, rechazo, negligencia o claro maltrato verbal cuando requieren apoyo y orientación para obtener un servicio determinado.

Tras el aumento de denuncias por maltrato a ancianos y al constatar que la crisis económica está agravando las tensiones en el seno de las familias, la Generalitat de Catalunya ha elaborado un protocolo de actuación contra los malos tratos a personas mayores, en el que especifica tipologías y modos de reacción ante los hechos.

En Cataluña viven 1.265.459 personas mayores de 65 años. Los estudios revelan que el 6 % sufre maltrato en el ámbito familiar y un 10 % en residencias o centros de día. 1.100 son las denuncias que se han recibido durante este último año por maltrato a ancianos, en parte agravadas por las tensiones familiares a cuenta de la crisis económica.

Con esta nueva medida, presentada este verano por el conseller de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries, se pretende «romper el silencio cómplice» para que los ciudadanos denuncien los casos de maltrato físico, psíquico o económico hacia las personas mayores.

«Hablar de los malos tratos a los ancianos es la primera manera de poderlos abordar y tomar conciencia», afirmó el conseller, tras destacar que se trata de un fenómeno frecuente, pero oculto. El protocolo, que especifica las diferentes tipologías de maltrato,  señala que las formas más frecuentes en los centros de día o residencias son «el confinamiento con medios no autorizados, sean sustancias químicas o barreras físicas, el aislamiento como castigo o por comodidad personal, la contención mecánica, la infantilización en el trato, la despersonalización y la privación de intimidad».

Mientras, en el ámbito familiar, los casos han crecido debido a la crisis económica o la dependencia y falta de autonomía de las personas mayores.

Ante estos casos, el conseller no ha descartado que la Generalitat se persone como acusación en los casos más graves que detecte.

El protocolo, según el mismo conseller, pretende fomentar tanto la prevención como la detección de estos casos. El mismo documento aporta herramientas útiles, sobre todo para los profesionales de los servicios sociales y del ámbito sanitario, para detectar tales casos y para su evaluación, que deberá tener en cuenta tanto las causas como la gravedad del pronóstico, si existen responsables, y si éstos habrían incurrido en un delito.

Lo cierto es que el maltrato a los mayores, aunque viene ocurriendo a lo largo de la historia, es un tema bastante novedoso en las investigaciones y estudios, si lo comparamos con el maltrato a la infancia o incluso a la mujer.

Según apuntan los expertos, aunque cada vez se hace más visible en nuestra sociedad, es uno de los problemas más ocultos, entre otras causas por la falta de denuncias y la poca receptividad a reconocerlo por parte de los ciudadanos.

Considerando que las personas mayores no suelen denunciar sus situaciones de maltrato, el silencio es cómplice de los malos tratos. Por otra parte, el miedo, la vergüenza y la culpa son los pilares que sostienen el silencio de los ancianos maltratados.

No hace mucho que leí un artículo en el que se animaba a tratar de alejar la idea de que los mayores se asocian a enfermedad, dependencia y muerte con el consiguiente rechazo de lo que nos parece dolor y nos impide, por tanto, la compasión y el afecto hacia el que se encuentra en una situación difícil realmente.

Se decía, por otro lado, que “si bien uno de los rechazos que provoca la vejez es la imagen de vulnerabilidad que presenta el anciano, esa vulnerabilidad se encuentra en el hombre de forma permanente, pues nadie a ninguna edad está exento de caer enfermo o de la posibilidad de morir y sí recordemos que una vida digna necesita cubrir necesidades materiales, psicológicas y espirituales, siendo una de las obligaciones morales de la sociedad tratar de ofrecerlas al mayor, especialmente a los más desvalidos y dependientes, que no pueden ser rechazados o abandonados como mero estorbo cuando aparentemente no nos sirven para nuestras metas o bienestar”.

Interesante reflexión la que nos deja…

A modo de breve conclusión, los retos que el maltrato a los mayores nos presenta son muchos y para erradicarlo es necesario aunar esfuerzos de toda la sociedad. La colaboración de todos y todas es imprescindible para evitar el silencio cómplice.

Cuenta atrás para “Mayores en las Ondas” en BBVA Suma, ¡colabora!

Estándar
Cuenta atrás para “Mayores en las Ondas” en BBVA Suma, ¡colabora!

Hacía tiempo que en BBVA existía la inquietud de crear un canal de donaciones para financiar, de forma ágil, todo tipo de causas solidarias. Contando con su experiencia para recaudar fondos en emergencias tan devastadoras como el terremoto de Haití en 2010 o el de Chile de ese mismo año, BBVA se puso manos a la obra para implementar un sistema en el que hacer aportaciones económicas a una causa fuera algo sencillo y muy rápido.

Así nació BBVA Suma, una plataforma digital de financiación colectiva con fines solidarios que ofrece al usuario/a la posibilidad de donar la cantidad de dinero que elija y las veces que quiera. Está dirigida tanto a grandes ONG’s que trabajan en los países más conflictivos y pobres del mundo, como a proyectos de entidades menos conocidas que resultan fundamentales para el desarrollo de la comunidad en la que se encuentran.

La página se divide en dos secciones: Por una parte, se encuentra “Respuesta Humanitaria”, dedicada a grandes emergencias internacionales que requieren una acción inmediata, como las que están teniendo lugar en Siria o Somalia.

Por otra, “Causas solidarias”, centrada en proyectos que funcionan a nivel local, tanto en España como en países en vías de desarrollo. BBVA Suma busca, con esta sección, hacerle la vida más fácil a todas aquellas organizaciones que, por falta de medios, no pueden contar con su propia pasarela de donaciones y ofrecerles un nuevo canal de financiación sin coste alguno para ellas.

Es el caso de la Fundación Salud y Comunidad que actualmente cuenta con una causa activa hasta el 15 de septiembre, “Mayores en las Ondas” (https://t.co/JL9VdMVLdc)

Se trata de un programa de radio realizado a nivel técnico y de contenidos por voluntariado profesional con gran experiencia en medios de comunicación, que cuenta con la participación activa de personas mayores dependientes. El proyecto se inició en el año 2010 y se emite desde la Residencia y Centro de Día de Puzol en Valencia, gestionada por Fundación Salud y Comunidad (FSC) en consorcio con Valoriza Servicios a la Dependencia.

Los objetivos del programa son cuatro: entretener e informar a los usuarios de centros gestionados por la Fundación Salud y Comunidad; seguir acercándoles las nuevas tecnologías; estimular el desarrollo de su imaginación y creatividad, y servir como plataforma de diálogo social e intercambio.

El proyecto es utilizado con fines terapéuticos para los usuarios/as y cuenta con la participación de otros centros gestionados por FSC a nivel estatal: http://www.fsyc.org/nuestro-trabajo/atencion-a-la-dependencia/directorio-de-proyectos/

El programa se incluye en la programación anual de Ràdio Cabrera de Mar en Barcelona y Radio 7 en Alicante, y se difunde además en los propios centros gestionados por FSC, en solitario o en consorcio con otras entidades, a través de megafonía o como soporte para la realización de diferentes actividades con los mayores.

Por otra parte, la web de FSC ofrece la posibilidad de descarga de los últimos programas, a través del siguiente enlace: http://www.fsyc.org/proyectos/mayores-en-las-ondas/

Hoy en día, el poder de las redes sociales para lograr objetivos que antes parecían inalcanzables, es incuestionable. Por ese motivo, los botones de Facebook y Twitter están presentes también en cada causa de BBVA Suma. El objetivo es que el usuario/a pueda compartir instantáneamente con sus contactos los datos del proyecto al que ha donado o puede estar interesado/a, y así poder hacer llegar a más personas esta información.

BBVA Suma también ha difundido, a través de sus cuentas en redes sociales, toda la información relevante a “Mayores en las Ondas”. Aún así, los resultados -desde que se puso en marcha la causa en diciembre de 2012- no han sido los deseados. Se han recaudado 102€ del objetivo final que eran 3.000€

Cabe señalar que el proyecto, que ahora arranca nueva edición a partir del mes de septiembre, lleva dos temporadas sin financiación. De ahí la importancia de que os hagáis eco de esta información y la difundáis a vuestros contactos.

La navegación a través de la web de BBVA Suma (https://www.bbvasuma.com/suma/) es sencilla. Desde la página de inicio de la web, el usuario/a puede comprobar, de un solo vistazo, cuáles son las emergencias y proyectos que están activos y cuánto llevan recaudado.

En estos momentos hay otras 19 causas abiertas en el apartado “Causas solidarias” en las que poder colaborar. Al igual que en otras plataformas de crowdfunding en España, si la donación o microinversión tiene carácter social, el porcentaje que cobra la plataforma es 0.

Existe un elemento muy interesante y que puede ser uno de los pilares del micromecenazgo en España en breve. Se trata de la desgravación fiscal sobre la aportación realizada en forma de donación, que ha de ser solicitada a la ONG correspondiente.

Por último, cabe destacar el compromiso con la sociedad del Grupo BBVA a través de ésta y otras iniciativas solidarias. La responsabilidad corporativa es inherente a su modelo de negocio, impulsa además la inclusión y la educación financieras, y apoya la investigación científica y la cultura.

bbvasuma